Tiñendo el mar

Veo tu sangre roja y la quiero negra.

Colores nunca más, pues no ocultan  mi pena.

Veo este mar de piedra bañado por el sol

y giro la cabeza pues hiere el resplandor (…)

No se admiten más comentarios